Rey de Prestidigitadores

José Florences Gili, “El Gran Florences”, nació en Tamarite de Litera (Huesca) en 1872.

Florences creó los juegos de prestidigitación rápidos, entre ellos uno de manipulación de cigarrillos encendidos que bautizó como “el cigarrillo eléctrico” y que le reportó fama mundial. Recorrió junto a su esposa y pareja artística, Selika, los mejores teatros del mundo y actuó ante reyes y monarcas de numerosos países. En 1943 creó la Sociedad Española de Ilusionismo. En 1944 murió en un accidente de coche en Extremadura.

En su casa natal, en la calle Mayor, se le recuerda con una placa conmemorativa.

También su memoria se honra en la Plaza de España de Tamarite con un monolito que lo representa haciendo uno de sus juegos rápidos con monedas y bajo la leyenda “Rey de prestidigitadores y prestidigitador de reyes”. Sufragado por sus colegas, y realizado por Barón de Carlos, fue inaugurado el 9 de septiembre de 1967 y es el único monumento dedicado a un mago en España y uno de los pocos en todo el mundo.

Su nombre fue también durante mucho años el del trofeo que entregaba la Asociación Mágica Aragonesa (AMA), la más antigua de España, y del que el Ayuntamiento de Tamarite conserva esta réplica, que le fue entregada también con motivo del homenaje celebrado en 1967.

Más de 30 años después, el 31 de enero de 1999, festividad de San Juan Bosco, Patrón de los Magos, el Círculo de Ilusionistas del Altoaragón realizó una ofrenda floral ante el monolito de Florences Gili como reconocimiento a los magos aragoneses más distinguidos. A raíz de este acto, la Asociación local “Colectivo Pro-Tamarit” y el Círculo de Ilusionistas del Altoaragón entraron en contacto y empezaron a acariciar la idea de rescatar del olvido la figura y la obra de Florences realizando un encuentro similar al que se organizó en 1967.

Este trabajo en común fructificó un año después en el I Encuentro Nacional de Magos Florences Gili, que se realizó en Tamarite los días 18 y 19 de Marzo de 2000. Desde el quinto Encuentro, la organización del certamen corresponde ya exclusivamente al Colectivo Pro-Tamarit.

Desde entonces, todos los años, Tamarite se convierte en una localidad mágica cada segundo fin de semana de marzo.